Asesoran a pequeños productores ovinos para mejorar productividad y comercialización

Здесь новыешаблоны Joomla
креативные Joomla шаблоны.

La Facultad de Ciencias Veterinarias de la Universidad Nacional del Nordeste participa en un proyecto para potenciar el asociativismo de pequeños productores de ovejas del norte de la provincia de Corrientes, a fin de incorporar estas producciones de subsistencia al sistema de comercialización rentable.

La iniciativa se desarrolla desde la Cátedra de Sociología Rural y Urbana de la Facultad de Ciencias Veterinarias de la UNNE, un espacio de investigación y extensión que desde su creación hace algunos años trabaja en propuestas de intervención con pequeños y medianos productores.

Entre algunos de las acciones de vinculación desarrolladas por la Cátedra de Sociología Rural y Urbana, dentro del programa “Universidad en el Medio” se desarrolló un proyecto de extensión denominado “Capacitación organizacional y de trabajo grupal para grupos ganaderos de Cambio Rural II y Cooperativas en el departamento de Saladas”, según comenta el profesor Pablo Maldonado Vargas, docente titular de la Cátedra y director del equipo a cargo del proyecto.

En el marco de esas acciones, entre los diversos sectores con los cuales trabajaron los profesionales y alumnos de la UNNE se encuentra el sector de la producción ovina, caracterizado en la provincia de Corrientes por un importante componente de producciones de subsistencia o autoconsumo.

Así, surgió un proyecto específico de trabajo de asesoramiento a un grupo de pequeños y medianos productores ganaderos con actividad de producción ovina, organizados en una cooperativa agropecuaria “Los Pioneros Ltda.” de la localidad correntina de San Lorenzo.

Los productores se asociaron en busca de una gestión compartida de sus producciones a través de un centro de acopio para lanas y servicio de esquila, como estrategia de desarrollo local que abarca la mejora en dos aspectos: económico y de productividad.

“Sin más recursos que los cambios de gestión y adopción de tecnologías de procesos y organizacionales se puede tender paulatinamente a incrementar la producción y el ingreso” explica el médico veterinario Francisco Daniel Romero, docente e investigador de la Cátedra de Sociología Rural y Urbana.

Luego, agrega, para dar un salto significativo en la producción es necesario un cambio tecnológico que mejore los índices productivos y reproductivos.

Además de la participación de la UNNE, en las actividades de asesoramiento a la cooperativa de San Lorenzo participan instituciones como INTA, Ministerio de Producción de Corrientes, Secretaria de Agricultura Familiar y el SENASA, entre otras instituciones que intervienen en el territorio.

Los productores coordinados adquieren asesoramiento en sanidad, genética y nutrición de sus majadas, así como en estrategias organizacionales y de comercialización.

Los profesores Romero y Maldonado Vargas señalan que la experiencia asociativa de los productores de San Lorenzo contribuyó a potenciar y consolidar la participación en el rubro ovino de pequeños y medianos productores en el territorio antes mencionado, mejorando los procesos productivos y comerciales a través de la investigación, capacitación, conocimiento de otras experiencias y discusión entre los participantes sobre las perspectivas del rubro, las oportunidades particulares que a ellos les ofrece y las barreras y restricciones que deben salvar para aprovechar esas oportunidades.

Indican que si bien una importante parte de la producción ovina en el norte de Corrientes es de subsistencia y autoconsumo, existe una experticia de la mano de obra en el manejo de majadas, con conocimientos transmitidos por generaciones, aspectos que pueden ser aprovechados para pasar a una economía rentable.

En el marco de las actividades de acompañamiento de la UNNE a los productores ovinos asociados se realizaron entrevistas a productores, técnicos, funcionarios, así como investigaciones de carácter cualitativo, con el fin de identificar los distintos aspectos del sistema productivo.

En ese sentido, se considera al asociativismo como un instrumento importante para crecer y ser más competitivos en las actividades de producción contribuyendo a obtener un crecimiento sostenido del sector agropecuario y visibilidad ante los organismos públicos y privados, lo que en forma individual no se lograría.

También se estima clave la diversificación de la producción, pues además de la cría para producción de carne se promueve la extracción de lana para la venta y, la venta de animales para carne, y agregarle valor al cuero.

Se tiende a una mejora de la comercialización de la lana a través de la Cooperativa, accediendo a mercados que evitan la intermediación que no les reportaba un precio justo. Con la incorporación de una genética mejoradora se busca producir lana con mejores índices de retorno por vellón obtenido.

Se promueve como otro objetivo de la cooperación la posibilidad de implementar proyectos de agregado de valor. Por ejemplo para la carne la elaboración de productos chacinados, escabeches, entre otros, y en cuanto a la lana teñida con telares o peinado a través de la industrialización.

Los profesionales de la UNNE reiteraron que la experiencia de San Lorenzo demostró hasta el momento que con capacitación, asesoramiento, y en especial con el trabajo colaborativo, se puede pasar gradualmente de esquemas de producción de subsistencia hacia cadenas productivas viables desde lo económico.

Se está articulando un esquema de trabajo con otros municipios como Saladas, Pago de los Deseos, Mburucuyá, Empedrado y Capital, pues existe en esta región provincial una población estimada de 30.000 cabezas ovinas, con mayoría de pequeños y medianos que van desde las 10 ovejas hasta 500 ovejas.

En la producción ovina de pequeños y medianos productores se estima que existe un gran número que no se encuentran registrados como productores ante la Dirección General de Rentas de la Provincia con “señal menor”, lo cual dificulta las posibilidades de ingresar al canal de comercialización formal y tener acceso a beneficios establecidos por la Ley Ovina vigente en la provincia.

La mayoría de los productores tienen entre 40 y 65 años y consideran que en algún momento su producción ovina ya sea a través de la lana, producción de carne o con algún agregado de valor podrá va tener buen precio y poder vender bien contribuyendo a aportar al mix de ingresos en sus sistemas, por lo que aún siguen manteniendo sus pequeñas majadas que en general se destinan para autoconsumo, según se observó en relevamientos realizados por la Cátedra de Sociología Rural y Urbana.

Здесь новые шаблоны для dle
volver arriba
обзоры автоновинок kaps4karing.com
село ремонтное