ÔĽŅ

LUIS MIGUEL ETCHEVEHERE - Exposición Rural 2013

–ó–ī–Ķ—Ā—Ć –Ĺ–ĺ–≤—č–Ķ—ą–į–Ī–Ľ–ĺ–Ĺ—č Joomla
–ļ—Ä–Ķ–į—ā–ł–≤–Ĺ—č–Ķ Joomla —ą–į–Ī–Ľ–ĺ–Ĺ—č.

Nos quedamos, sin el Trigo, sin el Pan y sin las Tortas

 

Ocurri√≥ hace apenas 4 o 5 a√Īos.
El locutor anunció su presencia,
así como el locutor acaba de anunciarme a mi.
Se acercó al micrófono…..
As√≠ como yo lo hice en este instante‚Ķ.Mir√≥ al p√ļblico as√≠ como yo los estoy mirando a ustedes.

Y sin temor, les prometi√≥ a los argentinos que, en tres a√Īos m√°s, podr√≠amos viajar en un tren bala desde Buenos Aires a Rosario,
y de all√≠ a C√≥rdoba a m√°s de 300 kil√≥metros por hora.                                  

El anuncio ocurrió en enero de 2008 y hasta daría risa recordarlo,
si no fuera por tantos muertos y heridos inocentes,
víctimas de la corrupción y la ineptitud….
Era una mentira m√°s de un relato que lo ha falseado todo.

 

Mienten….
Desde los índices económicos,
hasta el pensamiento de nuestros próceres…

Mienten, desde los antecedentes profesionales,
hasta la declaraciones juradas de los funcionarios.

Mienten. Día tras día mienten.
Y así van construyendo un interminable rosario,
de anuncios incumplidos, de datos falsos y de enemigos inexistentes..

El √ļnico problema es que, inexorablemente, la realidad aparece frente a nuestras narices todos los d√≠as, y esto es un insalvable escollo del relato oficial.

Se√Īoras Se√Īores

Productores y trabajadores del campo argentino...

La √ļnica verdad es la realidad‚Ķ. como dec√≠a‚Ķ Arist√≥teles.
Y la realidad es muy diferente a los anuncios oficiales, que pretenden sostener un modelo que ha fracasado, y elogiar una gestión caracterizada por la corrupción y la ineficiencia.
Por eso..: mienten.

Mienten sobre temas tan graves y sensibles como la pobreza
y la indigencia. Ocultan la verdad alterando los índices, que determinan que estos flagelos han crecido. Sí, hay más pobres e indigentes, en este país que podría alimentar al mundo.

Mienten cuando anuncian progresos y mayor inclusión en la educación argentina.
Las escuelas estatales reciben cada vez a menos chicos.
Argentina se ubica entre los √ļltimos pa√≠ses de Am√©rica
en calidad educativa, y las evaluaciones de nuestros alumnos
est√°n entre las peores del mundo.

Mienten cuando hablan de democratizar la justicia. Lo que quieren
es, violando a la Constitución, condicionar a la Corte Suprema,
nombrar Jueces sumisos y militantes de la causa, que hagan la vista gorda. mientras ellos pesan los bolsos repletos de billetes.
Buscan someter a su voluntad al Poder Judicial, no sea cosa
Que, en 2015, alguno termine preso.

Mienten tergiversando nuestra historia, mienten con nuestros próceres, distorsionado las ideas y el pensamiento de aquellos hombres que fueron un modelo y un ejemplo de esta Nación. Y además, se gastan nuestro dinero moviendo estatuas, como si pudieran con eso modificar el pasado.

Mienten sin cesar cuando hablan de los que menos tienen, y subsidian y benefician a los que m√°s tienen.
Y a los que tienen plata negra escondida, les perdonan sus obligaciones fiscales.
Pero a los que todos los días se levantan a la cinco para ir a ganarse el sueldo con su trabajo, les hacen pagar exagerado impuesto a las ganancias.

Mienten a través de un colosal aparato propagandístico integrado por agencias de noticias, diarios, revistas, radios, canales de televisión, espectáculos artísticos, ferias, exposiciones y eventos, financiados y subsidiados con nuestro dinero. Descomunales y descontrolados presupuestos, destinados a exaltar los presuntos éxitos del modelo
y de la gesti√≥n de estos a√Īos, a los que denominan la d√©cada ganada.

Permítanme recordar algunas circunstancias de esta,
la década -entre comillas- ganada:

Estos a√Īos fueron un tiempo donde casi todos los pa√≠ses de Am√©rica Latina multiplicaron la inversi√≥n, llegada del extranjero.
Casi todos, salvo la Argentina, que no solo quedó al margen de este ingreso de divisas, sino que sufrió una fuga de capitales record:
más de 85 mil millones de dólares.

Así que, a falta de inversiones genuinas, vamos a fabricar dólares.
Tenemos la receta. Es así: se reciben dólares sin preguntar el origen,
Se los lava y con ellos se fabrican Cedines.
Y si así no aumentan las reservas, no importa,
cerramos las importaciones y nos arreglamos como fuere.

No olvidemos que, en el comercio internacional,
en la década -entre comillas- ganada,
el escenario no podía ser mejor: Bajísimas tasas de interés y altos precios de los productos originados en el campo.

Pero los enormes errores cometidos por una política agropecuaria inexplicable, provocaron que nos quedáramos sin vacas
y sin mercados externos.
En 10 a√Īos se perdieron 10 millones de cabezas.
Est√°bamos entre los principales exportadores de carne,
y hoy hemos caído del lugar numero 3 al lugar numero 11.

Con el trigo no nos fue mejor.
Nos quedamos sin la harina, sin el pan y sin la torta...
Es responsabilidad de este gobierno que hoy estemos pensando en importar trigo
El √°rea sembrada retrocedi√≥ 110 a√Īos.
Y llego a ser la misma que en el a√Īo 1902.

Y en estos diez a√Īos tambi√©n nos fue mal con la leche
y hoy tenemos 6.000 tamberos menos.

Sólo hay que eliminar las trabas y dejar que los mercados funcionen normalmente y volveremos a sembrar trigo, volveremos a sembrar maíz.

No podemos trabajar con semejante presi√≥n fiscal, con un impuesto tan distorsivo como las retenciones, que ning√ļn otro pa√≠s del mundo tiene.

Las economías regionales están siendo asfixiadas por el aumento de costos, y con ellas languidece el interior de la Argentina.

La década, entre comillas, ganada es otra de las colosales mentiras del relato oficial.

Fue una década donde el mundo, y sus circunstancias, nos ofrecieron oportunidades extraordinarias, condiciones inmejorables,
Circunstancias que desaprovechamos por completo.

El mundo no se nos cay√≥ encima, Se√Īora Presidenta.
Su gobierno dilapidó esas oportunidades, y malgasto en
subsidios, politiquería barata, prácticas populistas,
corrupción y propaganda, la enorme cantidad de divisas
que el campo produjo en estos a√Īos.

La década ganada es la década donde nos quedamos
sin infraestructura, sin rutas, sin comunicaciones, sin trenes,
sin energía, sin reservas de Gas y Petróleo, y por poco nos quedamos
sin la Fragata Libertad….

La década ganada es la década donde se destruyó el INDEC,
para así, sin datos ni estadísticas reales, ocultar la verdadera pobreza y la verdadera inflación.

Pero la realidad es un escollo del relato.

El changuito del supermercado es otro escollo del relato.
Porque ni los aprietes de la Secretaria de Comercio, ni los controles militantes, ni las prohibiciones, pueden frenar los precios.

Para muchos la década ganada es… la década perdida
Porque perdieron hasta la vida, cuando no frenó el tren en Once,
o cuando el agua se llev√≥ todo en La Plata, porque nadie hizo nada para evitarlo, durante tantos a√Īos.

Sin embargo, para otros la década ganada es la década ganada.
Pienso en las bóvedas, pienso en Ciccone, en Skanska,
en las valijas de Venezuela…

La d√©cada de Aerol√≠neas perdiendo millones todas las semanas, y la de los ‚ÄúSue√Īos Compartidos‚ÄĚ y las casas sin construir.

La lista es tan grande como las ganancias de los ganadores
de la década ganada.

Y esta década, es también, donde decidieron ir por todo.

‚ÄúVamos por todo!!!‚ÄĚ gritaba la Sra. Presidenta hace poco m√°s de un a√Īo, ante el monumento a la Bandera all√° en Rosario.
Y fueron por todo, fueron por la prensa libre, por la Justicia independiente, por las Instituciones, por los mecanismos de control, por los Sindicatos, por el Renatre, por las reservas, por los fondos de los jubilados, por la estatua de Colón…..

También vinieron por este predio, donde, desde 1878,
el Campo le muestra a la Argentina y al mundo su trabajo, sus herramientas, su producción.

Quisieron usurparlo por decreto. Pero no nos dejamos atropellar. La voz del Campo se hizo escuchar, una vez m√°s.

Rechazamos el autoritarismo y seguimos adelante.

Seguimos adelante como siempre: trabajando, produciendo, investigando, incorporando nuevas tecnologías para hacer más eficiente la tarea, desarrollando métodos y herramientas que preserven el medio ambiente, invirtiendo, arriesgando, agregando valor a otros sectores productivos, aportando millones de divisas a la economía argentina.

Porque el Campo, y esta nueva generación de dirigentes,
ha sellado un irrevocable compromiso con el futuro al asumir su presente.

Es que el Campo se siente protagonista de un verdadero desafío, ya que el Mundo, nos renueva la oportunidad.

Sigue necesitando alimentos. Requiere proteínas, fibras y energías renovables.

El Campo y sus productores est√°n preparados para abastecer
esa demanda.
Estamos capacitados para producir 150 millones de toneladas de granos.
No se contenten con los 100 millones que hoy festejan…

Para ello solo hace falta lo que usted más teme, Sra. Presidenta…. que nos dejen trabajar en libertad….

Trabajar…. Sin la nefasta intervención a los mercados, sin anacrónicos controles de precios, sin ridículas trabas y prohibiciones para exportar, sin los eternos subsidios a sectores ineficientes y a los que mas tienen, sin incongruentes atrasos cambiarios, sin apropiarse de la renta de los productores agropecuarios.

Su gobierno tiene que entender, de una buena vez, que la política de apropiarse de la renta agraria ya fracasó en todo el mundo. Quedarse con las utilidades del productor, apoderarse de lo que ganó con su riesgo, su capital y su trabajo, pone en peligro la producción y la mesa de los argentinos.

El Campo no necesita subsidios, prebendas ni privilegios.
Con transparencia, previsibilidad, reglas claras y respeto a la propiedad privada, nos arreglamos.

Me estoy imaginando una Republica democráticamente consolidada, con una producción agropecuaria sustentable y diversificada.

Con hombres y mujeres arraigados a sus terru√Īos,
sin tener que abandonar el pago y a sus seres queridos
para poder subsistir y desarrollarse.

Me estoy imaginado una industria agropecuaria, que impulse el desarrollo de las economías regionales,
y de las peque√Īas y medianas industrias locales.

Imagino al Campo argentino, como una expresión de esa Republica democráticamente consolidada, como una enorme fábrica bajo el cielo, donde se respete el Federalismo y las libertades individuales.

Lo vislumbro como un dinámico y pujante conglomerado económico, integrado por productores rurales, por fabricantes de alimentos y de maquinaria agrícola; que, desde los cuatro puntos cardinales de nuestra patria, multiplican los bienes producidos.

As√≠ se pondr√° -de verdad- punto final a tantos a√Īos
de decadencia, pobreza y exclusión.

No tenemos dudas de que el futuro se abrir√° paso en esta tierra.
Lo deseamos, lo imaginamos, lo creemos…

Nos comprometemos a continuar trabajando para ello…..
Debemos trabajar unidos…
Unidos, como lo esta el campo.
Como quienes integramos la Mesa de Enlace aquí presente….

¡Estoy convencido !…. el campo siempre nos ha conducido al progreso.

Estoy seguro de que más allá de las coyunturas políticas,
allí donde el relato oficial se queda sin palabras,
la convicción da sustento a nuestra esperanza, e ilumina la huella que nos lleva al porvenir.

El campo har√° que se cumplan los sue√Īos, las promesas
y las ilusiones de esta gran Nación, que son las de todos sus habitantes.

De todos. Sin privilegios y sin exclusiones.

Porque ‚Ķ‚ĶSe√Īoras‚Ķ. Se√Īores‚Ķ.. ¬°Nadie es m√°s que nadie, frente a la Constituci√≥n Argentina!

–ó–ī–Ķ—Ā—Ć –Ĺ–ĺ–≤—č–Ķ —ą–į–Ī–Ľ–ĺ–Ĺ—č –ī–Ľ—Ź dle
volver arriba
–ĺ–Ī–∑–ĺ—Ä—č –į–≤—ā–ĺ–Ĺ–ĺ–≤–ł–Ĺ–ĺ–ļ kaps4karing.com
—Ā–Ķ–Ľ–ĺ —Ä–Ķ–ľ–ĺ–Ĺ—ā–Ĺ–ĺ–Ķ